Una dosis de amor con locura

Reencuentro

No sé qué me ocurre cada vez que lo veo. Es una sensación inexplicable que nunca había vivido con otro hombre. Sólo sé que al verlo me pongo nerviosa, pierdo la voz y concentración total en todo lo que hago y difícilmente puedo sostener mi mirada.

Y luego de tres largos años de no verlo, de no tener contacto de él, de no saber ni madres de su vida aparece justo frente de mi, y responde tímidamente mi saludo.

¿Por que carajos se cubre la cara? Aunque pueda la culpa lo corrompa, el simple hecho de verlo me hace olvidar aquel suplicio, las noches que lo llore, las veces que lo extrañaba y las interminables charlas con mis amigas mientras lo stalkeaba por facebook mirando a su nueva y despampanante mujer. Sigue luciendo igual a como lo recordaba, tez blanca, delgado, menudo, cabellos negros, ojos azabache, sus labios carnosos y nariz respingada. Vistiendo una playera de “Minecraft” como si fuera “el hijo de mami”, sus jeans desgastados y convers rojos…sigue igual. Nos vemos unos instantes y oculta su rostro. Es en vano, todo es en vano. Al lado suyo viene su novia actual, quien me mira frunciendo el ceño y escaneando cada una de mis prendas.Ella no me interesa, sólo él.

No dice nada, sólo se esconde. Pero esa acción expresa tanto de él que no es necesario escucharlo. Decido avanzar no tiene caso perder mi tiempo. Pero no pasan ni cinco minutos cuando lo siento tomándome de la mano, dejando a su novia consternada atrás. Me impulsa a correr desenfrenadamente y mis piernas involuntariamente lo siguen, no razono, me es imposible razonar cuando está cerca. Cuando caigo en cuenta de la situación estoy arriba de su coche y el arrancandolo, para huir…¿a donde? ¿porque huir?

Sigue callado, lo quiero enfrentar pero estoy muda, mi piel se eriza con cada caricia que me da entre alto del semáforo,y comienzo a llorar como imbecil, tengo tantas emociones dentro de mí…

Nos íbamos a casar, hace tres años, acepte ser su esposa, después de dudarlo por unos días, tenía miedo pero acepte y se arrepintió. A la semana andaba con esa tipeja que sólo lo buscaba por interés, por su camioneta Lobo, por los 4 mil pesos que cargaba de manera habitual en su cartera, por…y me dejó por ser “fea, demasiado noble y  mala en los negocios” pero ahora…Estoy en su coche llorando como tonta mientras el conduce y comienza a llorar conmigo.  Mis lágrimas cesan cuando siento sus labios rozar con los míos, cuando sus ojos azabache y penetrantes me miran de cerca y sus dedos juguetones tocan mis pezones.

No lo puedo odiar, nunca lo hice.

Hemos llegado a un departamento de los que tiene renta para turistas, y una vez dentro, aún sin decirnos nada, nos entregamos a un frenesí de emociones, besos y caricias.

Imbécil, desgraciado infeliz, me encantas… y es lo único que atino a decirle.

“Me encantas”

FRENESÍ

Largas horas de caricias, besos y apapachos.  Sigue siendo tal y como lo recuerdo. Un poco distante a mí en público, demasiado jovial y divertido con todos. Pero en privado es totalmente diferente, pláticas interesantes de películas, música y uno que otro videojuego, sobre lo que siente, sobre sus metas, su madre, sus ilusiones…Tarareando una canción del Tri en mis oídos me hace sentir escalofríos. Nos besamos una y otra vez.

-¿Por qué te fuiste? – Se sorprendió de mi pregunta, quizá no planeaba darme una respuesta, se limitó a abrazarme y llorar como pequeño.

-Tuve miedo…

-Me abandonaste por cobarde…¿Y esa tipa te trató bien?

-No es como tú

-Y déjame adivinar, se van a casar pronto…

-Tenemos una hija

Aquello me dejó aún más perpleja.

Tonta, estupida, ¡Ya está formando una familia! Yo sintiéndome especial a lo largo de estos días que estuvimos juntos y ahora se le ocurre decir que ya tiene una hija con esa vieja.

Lo aparte de mí, con tanta fuerza que casi lo tiró de la cama. Físicamente es frágil, comparado con mi cuerpo robusto.

-No la quiero Aurora, te quiero a ti, la puedo terminar y pagar pensión a mi hija, ella sólo me quiere por dinero.

Rechazó con fuerza su intento por acercarse a mí, ahora es más incómodo que antes, nos miramos desnudos, miramos nuestros cuerpos y también nuestro ser. Me siento traicionada, como una puta, tonta, sólo estoy enamorada de un cobarde que prefiere pagar y mendigar amor huyendo de sus compromisos.

-Y eso le dijiste a ella cuando me terminaste. Que no me querías a mí, sino a ella.

-¡Basta mujer!- sin darse cuenta toma mis muñecas y me lastima-¡Deja de marcar mis defectos! ¡Deja de criticarme! ¡Nunca me escuchabas! ¡Siempre tú eras la perfecta!

Tu eras la pura, la buena, la abnegada, la casta, la dama…pero una puta en la noche, una coqueta con mis amigos…

-¡Jamás coqueteaba con ninguno de ellos! ¡Siempre te he querido a ti! Incluso después de tres pinches años. ¡Pero veo que eres un cobarde, canalla e hijoputa!

-¿Y porque te invitaban al cine e ibas? ¿porque salías a bailar con tus amigos? ¿porque no podías dejarles de hablar?

Por es amigo mío y tu mejor amigo también

¡Tú no tenías derecho a salir con ningún otro hombre que no sea yo!

-¡Pero tu si podrías salir con cualquier vieja!

-¡Pero tu eras mi mujer! Y quería que estuvieras en casa, cuidando el hogar, preparando mi comida, atendiendome cuando volviera cansado, tú valías más que cualquier puta, pero no, tu salías con otros, con tus amigas, querías trabajar cuando yo te deba todo el dinero a administrar. Y luego dices que eras la buena, la que respetaba las normas ¡claro que no! ¡Mi mujer debía estar en casa no en la calle!

-Julián, no estudie 4 años de carrera para estar encerrada en casa, esperándote mientras te ibas a coger con otras.

-¡Nunca te engañe! ¿De donde sacas eso?  ¡Tu te acostabas con mi mejor amigo!

Comienza a llorar de nuevo y suelta mis muñecas, las cuales ya tenían marcas rojas por su fuerza. Por esta clase de discusiones también agradecí que se fuera de mi vida, pero… ¿acaso seré tonta? Mi raciocinio queda obsoleto, me dejo llevar por su llanto, por sus palabras, por su voz…

-Supe que te reuniste con él para decirle que dudabas de mi propuesta, dudabas de mi sentir, le dijiste que…

-Le dije que no me veía formando una familia con un hombre que me impidiera crecer como persona.

-Pero Aurora…Sólo buscaba a una mujer que fuera digna para educar a mis hijos, que…tuviera valores, que fuera amorosa, que se preocupara por otros…Todo eso lo tienes tú.

-Pero ya tienes a una hija.

-Me engañaste Aurora, saliste con mi amigo, te quejaste de mi…Y nunca me dijiste eso a mi, lo pudimos solucionar juntos.

-No, claro que no. Porque sigo siendo la que está mal, la que debe obedecerte…

Sigue llorando mientras da pequeños besos a mi abdomen, el cuarto luce oscuro, está anocheciendo. En esta fría habitación sólo están una cama y un ropero vacío. Me besó de nuevo, no puedo rechazarlo. ¿Porque estaré tan enamorada de un imbécil?

No me importan su hija,su novia-esposa, su mejor amigo (un amigo y pretendiente mío), no me importa mi pasado, que me vea como una puta, como una tonta…no me importa ni mis juicios, ni ser profesionista, feminista, ni los estereotipos, no me importa siquiera mi karma o arruinar su familia…nada, sólo quiero seguir recibiendo sus besos otra noche más.

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *